• +34 637 158 955

  • info@grupomercadoherrera.es

  • Motril y Granada

Acuerdos

¿Cómo obtener unanimidad cuándo no asisten todos? Cuestiones prácticas

Hoy vamos a tratar de dar respuesta a una cuestión sencilla pero que, a veces, puede generar dolores de cabeza y muchas interpretaciones.

¿Cómo obtenemos la unanimidad cuándo no asisten todos los propietarios? Qué pasos se han de seguir y, cómo se podría decir que se ha obtenido en función de los resultados de dichos pasos.

De sobra es conocido que el art. 17 de la LPH establece los casos para los que se necesita la unanimidad en las votaciones. De forma muy resumida viene a establecer su necesidad cuando se acuerden cuestiones que supongan una aprobación o modificación del título constitutivo o de los estatutos.

Ahora bien, añade, que se sumarán como votos favorables aquéllos ausentes que, debidamente citados e informados del acuerdo segúnel art. 9 LPH, no manifiesten lo contrario en el plazo de 30 días naturales desde la fecha de recepción del acuerdo adoptado y no desde la celebración de la Junta.

Por tanto, si en una Junta de propietarios votaran a favor todos los presentes en un acuerdo que requiriese unanimidad. El acuerdo no sería válido y firme hasta que no se cumpliese con el procedimiento de notificación fehaciente y espera de los plazos oportunos.

Cabe destacar que si no se manifiesta nadie en el plazo establecido, el acuerdo adquiriría su validez y firmeza desde ese momento. Ahora bien, si alguno de los comuneros se abstuviese en la votación, el acuerdo quedaría sin aprobación desde el mismo momento de celebración de la Junta. Ya que una abstención, aunque no es un voto a favor, y máxime si dicha abstención se manifiesta salvando su voto.

Este es el verdadero proble que se puede plantear ante un acuerdo que requiere unanimidad para saber si realmente ha reunido la unanimidad. Porque hay que distinguir entre ausentes y abstenciones. Las ausencias es lo único que la LPH ha dejado claro una vez notificado el acuerdo y pasado el plazo prerceptivo pra manifestarse, el voto entiende como favorable. Sin embargo, en el caso de las abtenciones, una vez más, la LPH sigue presentando inseguridades  y quebraderos de cabeza. Ya que si nos vamos a la Jurisprudencia, hay sentencias de todo tipo.

Hay sentencias que equiparan la abstención, al voto favorable de los ausentes que no se manifiestan una vez notificados, sirva como ejemplo SAP Barcelona de 21/10/2010. Algo que vemos como una interpretación muy amplia y subjetiva. Así, como sentencias que establecen que la mayoría debe alcanzarse entre los que votan a favor y los que no se manifiestan. No computándose las abstenciones para alcanzar la unanimidad como lo refleja la SAP Madrid de 6/10/2009.

Y si queremos complicarlo más, hay otra corriente que manifiesta que una abstención implica que el acuerdo ya no va a reunir la unanimidad, al no darse el total de votos y coeficientes 100% y, por tanto, el acuerdo no sería válido, como hemos apuntado antes.

Finalmente este tipo de cuestiones se tendrán que resolver judicialmente atendiendo a cada caso particular, siempre que haya una impugnación judicial. Sino, el criterio más genérico es no tener en cuenta las abstenciones a la hora de reunir la unanimidad, con el ánimo de poder dotar a la comunidad de una seguridad jurídica. Ya que hasta que no haya una modificación exhaustiva de la LPH, seguiremos dependiendo de los diferentes criterios de interpretación.

¿Qué opina?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish
en_GBEnglish es_ESSpanish